El Yoga. Lo místico y lo sencillo

Lo que se dice en clases de Yoga asanas

Abre tu corazón.

Enraizate.

Cierra tus costillas.

Abre tu chakra corona.

Normalmente cuando hay una mezcla de curiosidad hacia algo y a la par desconocimiento o falta de experiencia, se tiende a la exageración para poder definir ciertas experiencias. Hace unos días veía la película la novena revelación basada en el libro de Redfield con mismo nombre. Me llamó mucho la atención la curiosa conexión que hacían entre estar conectado y ver los colores de las auras de personas, plantas y árboles. Me pareció que querían expresar que la experiencia de estar presente, tiene que traer consigo otras experiencias extrasensoriales, como en el caso de los protagonistas de la pelicula, ver el aura

Y creo que esa es una idea extendida que estar presente tiene que ser algo extraordinario.

Me gustaría preguntarte, que es enraizarte para ti? ¿Qué haces para enraizarte? ¿para qué crees que lo haces? Crees que eso es enraizarse en el sentido en el que te lo han explicado?

Me nace otra pregunta de la expresión tan clásica dentro de las clases de Yoga asanas cuando se hace alguna extensión de columna, “abre tu corazón”. Me gustaría de nuevo preguntarte, ¿qué es abrir el corazón para ti? ¿Qué experiencia tienes con eso? en que te ayuda en tu día a día? si no abres el corazón como en clase te lo dicen, lo tienes cerrado?

Lamento que puedan parecer preguntas infantiles y pretenciosas. Pero la verdad es que usamos expresiones y nos referimos a conceptos de una forma muy primaria, y debido a lo habitual de ello, las normalizamos sin considerar adecuadamente lo que en realidad ello podría llegar a ser.

Fíjate en una cosa, en muchos de los textos se nombra a la experiencia de estar en armonía con tu alma y el ser, como algo natural e inevitable en el tiempo. Es decir, no hay nada de extraño. Pero fijate también que la palabra místico normalmente se asocia con algo extraño y desconocido, que realiza acciones diferentes o incluso mágicas.

Entonces vuelvo a lo de antes. Por desconocimiento, exageramos.

La presencia es algo sencillo, sino no puede ser algo natural. Y esta se basa en aclarar una y otra vez el proceso de identificación, Asmita, y poner una y otra vez la mente en Dios. Ya hemos hablado de ello en el post de las bases filosóficas. 

Pero lo exageramos, para que así podamos justificar la larga distancia que hay entre nosotros y ese estado, y eso nos sirva como excusa para no avanzar en ser mejor persona con nosotros mismos y con nuestro entorno.

Si bien es cierto que ciertas personas desarrollan ciertos Dones, tan válido es poder percibir ciertas presencias, como poder cocinar desinteresadamente día sí día también para quienes más lo necesitan.

Insisto mucho en que el Yoga se pierde en sus formas. Vuelvo con otro de los ejemplos de antes.

Abre tu corazón.

El negocio montado alrededor de la autoayuda y el desarrollo personal y espiritual quiere venderte avance, progreso y bienestar. Y claro está, los eslóganes son importantes para captar la atención. Así todo lo que pueda ser relacionado con el amor y el corazón, llama especialmente la atención. Si examinamos de cerca esa experiencia de la asana que te abre el corazón veríamos varias cosas. Por un lado, en realidad la asana en sí no se centra en el corazón sino en la columna. Resumiendo mucho uno de los propósitos del hatha Yoga  es revitalizar el cuerpo ( entendiendo el cuerpo como vehículo temporal del alma), para ese fin, atender a la columna es esencial. Los movimientos de columna en todas las direcciónes posibles es al final todo lo que hacemos en Yoga asanas. La combinación de flexión y extensión, como en gato – vaca, o en los saludos al sol, generan con el tiempo y la correcta práctica, un bienestar relacionado con el desarrollo del sistema nervioso y muscular implicados en estos movimientos. Pero además evidentemente, los órganos y diferentes glándulas que se ven implicadas en estos gestos también se verán influidos por la asana y ellos son protagonistas de la química que se vive en diferentes estados emocionales y mentales. 

Cuando estás abriendo tu corazón, estás presionando sobre tu aparato digestivo al completo, incluyendo por el ejemplo el páncreas (que se encarga de la insulina) y riñones ( que se encargan del cortisol), estas presionando sobre tu cuello donde encontramos las tiroides ( hormonas tiroideas), estas favoreciendo la presión sobre las glándulas de tu sistema linfático situado en el lateral del pecho…por citar otras cosas muy importantes que ocurren mientras abres tu corazón. En resumen que pretendo decir? Que pasan otras muchas cosas.

Pero quizá lo más importante: Mucho cuidado con creer que unos segundos de asanas, son capaces de cambiar tu química de forma duradera en el tiempo.

La práctica sostenida en el tiempo y con regularidad da ciertos frutos. Pero quizá el mejor fruto que te puede dar es que sencillamente no te pase nada.

Las expresiones comunes si no son examinadas con la delicadeza necesaria, llevan a la confusión. Las experiencias de otros, si no son examinadas desde el lugar correcto, llevan a la confusión. Los propios textos si no son examinados y estudiados desde la experiencia propia y directa de quien los explica, también llevan a la confusión.

Me decia un alumno hace unos días: no nos tomemos muy en serio lo que actualmente dicen los profesores de Yoga. Tan acertado, y tan lamentable a la vez,

Me llama especialmente la atención como muchos de los practicantes no han leído ni conocen texto alguno, desconociendo el propósito y alcance de la práctica. Llama especialmente la atención que cuando se leen estos textos, se leen las interpretaciones más populares, lo cual es evidente, pero son normalmente interpretaciones un tanto superficiales y exageradas llevando de nuevo a la confusión. Me llama aún más la atención que normalmente lo sencillo y humilde se descarta. Se pasa por encima casi sin darnos cuenta.

Por si acaso, no quisiera dar a entender que yo sea un referente para que hagas el estudio de todo esto. Solo quiero transmitir la idea de que quizás, en lo sencillo y natural está la respuesta, y que quizá no se trata ni de enraizar, ni de abrir más el corazón, ni de más de muchas cosas que nos explican.

¿Qué crees tú?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s