El Yoga es más que la Asana… y qué?

Que es prácticar yoga y que se dice en las esferas populares. De esto y sus implicaciones te hablo a continuación.

El Yoga es más que la Asana….si, y que? Hoy en día la práctica de Yoga está por lo general totalmente desconectada de su propósito único. El Yoga nos dejó una serie de textos con claras indicaciones prácticas para solucionar el problema de los seres humanos. El problema es que pensamos que debemos convertirnos en algo, ser alguien más, mejorar. Esto tiene un doble problema, primero el de querer alcanzar eso que deseamos y luego el de que tener ese tipo de pensamientos hace que nuestra existencia gira alrededor de esas cosas en las cuales nos queremos convertir por una razón u otra, y ese deseo de convertirnos en algo es infinito, pues siempre hay algo más disponible para ser.

El yoga se describe normalmente como el cese de las fluctuaciones de la mente. El objetivo es entonces la liberación de todas esas voluntades de ser algo diferente de lo que en este instante eres. Cualquier otra cosa que se haga bajo el nombre de Yoga y no tenga ese objetivo, no es Yoga, es otra cosa. Y está bien.

Hoy en día tenemos clases grupales que dirigen a las personas a hacer unos y otros movimientos. A hacer respiraciones combinadas con gestos o posturas. También tenemos clases de meditación. Y otras muchísimas clases temáticas que quieren solucionar aspectos concretos. Se llamen como se llamen esas clases, si el objetivo no es el de la liberación, no es Yoga. Querer avanzar en Asana y juzgar el crecimiento personal o espiritual de la persona por su práctica de asana es ridículo. Sin embargo, muchas personas tienen Yoga dos veces por semana y aparentemente se sienten mejor.  Pero me gustaría que reflexionaras sobre lo siguiente,  cómo vas a poder practicar Yoga y no tener claro los conceptos esenciales en los que apoyar el objetivo de Yoga? ¿Crees que sin conocer esencialmente la filosofía, y psicología puedes avanzar? 

Personalmente te diría que no ser consciente de ello hace bastante difícil que esa práctica te ayude a algo más que mejorar tu sensación física más allá de lo que dure la clase. 

Evidentemente aunque el propósito no esté claro, bien sea por parte el alumno, o tanto por el profesor como por el alumno, estas experiencias siempre traen bienestar, calma e incluso algo de claridad con algún aspecto que pudiese estar ocupando a la persona en ese momento. Sin embargo creo que es positivo para todos, que seamos claros con el alcance que pueden llegar a tener estas herramientas si se practican desde un lugar en el que te sirvan para la liberación.

El Yoga es efectivo para solucionar la tristeza cuando se vive la muerte de familiares. Cuando se vive la enfermedad. Cuando se vive la riqueza pero se está desdichado. Cuando se vive la pobreza y la frustración. Cuando se vive en soledad o cuando se vive entre la multitud. Y cómo les podría servir a todos ellos? porque sencillamente va de otra cosa a la que te han contado.

Va de dejar de querer ser algo más. Si, leelo otra vez.

Cuando te dicen en libros de espiritualidad moderna que eres un ser infinito y con infinitas posibilidades y que puedes ser lo que desees, te están llevando a la frustración de nuevo. Cuando te dicen que eres puro amor y que la libertad es amar a todos por igual, te están llevando a un callejón emocional que no tiene salida y no es natural. Sin el esquema adecuado, esto puede generar más problemas que soluciones.

Y si bien todo eso es cierto, es decir, efectivamente eres un ser infinito lleno y de amor, la vida no es solo eso. La vida que vives te es dada, es concreta y específica, no la eliges. La vida que vives, la que has vivido, y la que vivirás, te es dada, y no la eliges. Puedes elegir aceptarla y ese es el sendero de Yoga. Pero si eliges cambiarla, vas por el sendero del sufrimiento. El cambio que se experimenta en la vida al aceptarla, es totalmente diferente al cambio que se experimenta al querer cambiarla.

Aquí rápidamente te vienen muchas ideas y argumentos para estar en contra de lo que te dice el Yoga. Pero si reflexionas un momento sobre tu vida y dejas que la idea de que todo lo que has vivido ha sido de alguna manera, inevitable y obvio, hasta de sentido común, estarás avanzado hacia permitir el Yoga en ti.

A veces nos comparamos con personas que tienen lo que la sociedad llama éxito, dinero, fama, capacidades o aptitudes. A veces nos podemos comparar con personajes de la historia. La verdad es que compararse no sirve de nada, pero esto te lo planteo solo para decirte que la vida que ellos y ellas viven, también les ha sido inevitable, y el éxito, el dinero, la fama o esas capacidades les ha sido inevitable vivir el camino hacía ellas. Sin embargo cuánto han aceptado y cuanto contentamiento ha habido en ese camino, es algo que cada cual debe evaluar.

Entonces permitir lo que es y vivirlo es el fin de la vida dual a la que te lleva a vivir la mente basándose en tu sistema de creencias que usa tu personalidad.

También tenemos muchísimos productos y cursos para el crecimiento personal y espiritual, normalmente siempre enfocados en mejorar tu vida, en mejorar tus relaciones personales, en mejorar tu economía…etc. Todos estos cursos son una simple explotación de tu tiempo y de tu dinero, desde la perspectiva en la que estamos enfocando la práctica.  Las dificultades en la vida son simplemente formas que tiene la vida de hablarte, como lo haría un buen amigo, para decirte que es hora de ir por ese otro sendero y dejar el que estas.

La vida nos habla constantemente de lo que es, y si escuchamos eso que vivimos y lo encarnamos entonces podemos tolerar, permitir y hasta ver el lado positivo de las desgracias que vivimos en nuestra vida. También lleva a un disfrute presente de las cosas buenas.

Todo lo que hagas como parte de tu crecimiento personal que no tenga este objetivo, simplemente no te sirve para lo que crees que te sirve. Los romanos dieron el circo al pueblo, para tenerlo entretenido mientras las personas de poder se manejaban a sus anchas. Todo ese tipo de crecimiento personal tiene el mismo resultado. Te distrae.

Hacer cursos de Yoga Nidra, hacer cursos para desarrollar el poder personal, hacer cursos para verte en vidas pasadas…todo eso no sirve para lo que crees que sirve. Y en realidad, no necesitas a nadie para aprender a tener ciertas experiencias, o a sanar ciertos aspectos de la vida. Para empezar por que el acceso a ese tipo de experiencias es personal y no hay guía concreta posible. Solo acompañamiento parcial.

Te invito a que si ya has hecho algún curso sobre estos temas o incluso si dominas alguna técnica de manejo de la energía, canalización etc, en la medida de lo posible te plantees una revisión de esa experiencia e intentes hacerlo desde tu camino natural. Lo que ocurrirá te va a sorprender. Y mucho. Aunque esto no es fácil, pues una vez se ha abierto un camino en nuestra mente ya sabemos lo que cuesta desprogramarlo.

Cualquier experiencia debe de ser puesta entonces dentro del esquema de trabajo para alcanzar el objetivo de la liberación de querer ser algo más de lo que eres en este instante. Eso es lo único que hay que hacer, y eso es lo que no se enseña en prácticamente ninguna escuela, grande o pequeña. Esto no pertenece a un maestro u otro. No pertenece a un estilo u otro. Los estilos son absurdas creaciones de personas que vieron algo de diferente en su camino personal, o sus estudiantes lo vieron en el camino personal de su maestro, pues muchos de los estilos nacen en realidad por impulso de los estudiantes o seguidores de un maestro u otro para querer realzar su camino o historia.

No hay nada en esencia diferente en un camino u otro si el objetivo es Yoga. Sin embargo, cada uno llega allí trazando un camino distinto. Es por ello que en ocasiones los estilos nacen, y es por ello también por lo que se dicen cosas como, haz lo que sientas, es tu camino, esto o aquello está bien, etc etc.pues no se tiene consciencia de que el método científico de la liberación está estudiado, escrito y verificado ya por miles de personas en el transcurso de los siglos.

Entonces en el Yoga y en la literatura Védica, encontramos un método que nos informa de qué hacer y  cómo hacerlo. No hay ninguna instrucción que el estudiante pudiera necesitar que no esté contemplada y explicada, y además de forma tan sencilla y tan general pero a la vez tan útil, que todo el mundo si tiene la voluntad necesaria puede aplicar.

No comprender los textos, o no haber tenido la experiencia completa de la liberación ha hecho que muchas personas se queden a mitad de camino pensando que habían logrado algo absoluto. A veces ese logro se traduce en la abundancia, a veces ese logro se traduce en la fama, a veces ese logro se traduce en conseguir una habilidad. Pero estos logros solo son una previa y parte natural de la vida y del camino a la liberación. Además, usar esas habilidades o posiciones no es tampoco una voluntad propia, sino que te es dada con la vida, y lo normal se dará en la medida que se acepte la situación tal cual es. Hay una grandísima confusión con los dones y talentos, pues parece que todos deberíamos de poder ser felices y vivir a base de nuestros talentos y que ese es nuestro Dharma, o propósito de vida. Una vez más, si te quedas en las formas, no estás en Yoga y estas caminando por el sendero del sufrimiento. 

Entonces la guía, el acompañamiento, consiste en compartir ese esquema, ese mapa que nos dirige a la liberación. Compartir las técnicas en su esencia y sencillez, para que cada cual luego las explore hasta el final. Explorar se refiere a explorar cómo la mente en cada una de esas herramientas crea  una realidad donde hay deseo, miedo, placer, ignorancia …y con ello darnos cuenta de cómo construimos nuestra realidad. Darnos cuenta de cómo nuestra personalidad construye nuestra realidad es el camino a darnos cuenta de en realidad cuantisimas voluntades y deseos nos molestan para vivir el presente tal cual es. Esto nos lleva con el tiempo y la práctica a prescindir de estas voluntades, pues son totalmente prescindibles y van en contra de la vida natural que puedes vivir. La medida en la que vas soltando esos aspectos innecesarios de tu personalidad también es dada, y el tiempo marca el tempo del proceso. Nada puede hacerse antes de tiempo. Ni nada se demora más de lo necesario siempre y cuando el objetivo está claro. Aceptar.

De esta forma, asana, pranayama, la meditación en sus múltiples formas, Japa y mantra, Nidra, son útiles. Sin esquema no hay Yoga y estas herramientas se diluyen tanto por quien las comparte como algo absoluto como quien las recibe con la intención de replicar lo que se ha dicho. 

Entonces este esquema te invita a que de forma efectiva y definitiva sueltes muchas comodidades y excesos a los que hoy en día estamos tan acostumbrados. La práctica regular te lleva a darte cuenta de cómo el exceso de comida condiciona tu día a día, de cómo tus deseos de poseer y acumular condicionan tu forma de trabajo, la ansia por más forma la competitividad, la envidia y la codicia, el querer poseer unas cosas u otras crea tu identidad.

Practicar regularmente te hace consciente de cuánto tiempo has perdido queriendo ser y queriendo tener cosas para aparentar ser alguien que no eres. Este es solo el principio hacia una vida de bondad hacia ti mismo y hacía los demás. Solo el principio y ya empieza a tocar tus hábitos más “ naturales” que en realidad no lo son.

En realidad practicar yoga implica compromiso 100% hacía la aceptación. Cada área de tu vida es puesta en el camino hacia la liberación. Compromiso hacia la verdad, compromiso hacia la humildad, compromiso hacía la aceptación y el contentamiento, compromiso con Dios, la vida y la naturaleza. Si Dios también. Solo que quizás simplemente tengas que revisar lo que es Dios, y verás lo evidente que es. Esto también se explica.

Así entonces es mi entender que todo conocimiento extra que se añade hoy en día a la práctica, desvía la atención del practicante a lo que no es importante. Definir las experiencias y dirigir al practicante hacia algo concreto, le enseña simplemente esa forma concreta, no la esencia y no a querer dejar de transformarse.

La anatomía y la fisiología se han instalado en los cursos de Yoga, y es más que evidente que el Yogui que práctica Hatha Yoga se dará cuenta en algún momento u otro de como sus digestiones, piel, pelo, brillo, cambia, sin necesidad de saber el nombre de las proteínas que forman nuestro cuerpo. También nos ha llevado a pensar que a través del conocimiento anatómico llegaremos a una alineación perfecta de la asana, y que eso tiene algún tipo de utilidad en términos de trabajar la disciplina, la aceptación o la paciencia. También se ha instalado ciertas pinceladas de la neurociencia, queriendo mapear hormonas y emociones y ahora parece ser que tenemos que saber de hormonas para practicar Yoga. El Yogi de forma práctica y vivencial concluye como solucionar sus conflictos mentales y emocionales, y por ende consigue vivir en libertad. Ya supo lo que el estrés o ansiedad produce en el cuerpo sin necesidad de conocer el cortisol.

El objetivo y el resultado de esta liberación es también la posibilidad de vivir libre, sin estar atado a las formas de hacer y pensar del sistema. El sistema actual destruye la voluntad humana, destruye el entorno natural, y destruye el sentido común. Este sistema nos esclaviza y nos deja una huella de tristeza y frustración en nuestro corazón. La liberación progresiva de seres humanos creará con el tiempo comunidades pequeñas que vivirán en armonía con lo que su entorno les da. Vivir por encima tiene unos costes que la persona normal no es consciente, pues si lo fuera, dejaría automáticamente de comer lo que come, consumir lo que consume, educar como educa, y en definitiva vivir como vive.

El Yoga al meterse dentro del sistema ha sufrido los cambios que el sistema le pide para formar parte de ello. Crear productos innecesarios y consumirlos y la dilución de las prácticas a través de la sobre información. Los sucesos y personajes importantes en la historia reciente del Yoga del siglo pasado y sobre todo sus seguidores han ayudado a popularizar, pero por lo general han ayudado también a que este proceso sucediera.

Concluyendo el yoga es lo que es. Un método científico en el que explorar tu psicología hasta aclarar tus conflictos con la vida por vía de la voluntad, la aceptación y la rendición. Y no otra cosa.

No es una experiencia parcial, en la que alguien solo pueda superar parte de sus problemas, como cuando un paciente con depresión va al psicólogo a intentar superarla. El Yoga, presenta una solución definitiva tanto para la depresión como para toda la experiencia de alineación que tiene el ser humano con su ser. 

Y por suerte, aunque todo lo esencial se olvidará, alguién en cualquier lugar del planeta, se volvería a dar cuenta de todo el proceso, y volvería a dejar testimonio de que otra vida es posible. Es por eso que tanto en la cordillera de los Andes, como en la selva amazónica, como en el desierto de Australia, como en la China, como en los Himalayas tenemos métodos para un mismo fin. La experiencia de Yoga es universal y no le es propia, aunque su método sí que sea uno particularmente definido.

Ojalá reflexiones sobre todo esto.

Cual es tu objetivo hermano y hermana?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s